0

El prerrománico: estampa de Oviedo

Publicado por el .

Santa_maria_del_naranco-001

Santa María del Naranco fue construida para el Rey Ramiro I como palacio para su goce y disfrute allá por el año 848, al lado de una inmensa explanada de monte, que valía al monarca como zona de esparcimiento y lugar para practicar la caza. A pocos metros se levantó la iglesia de San Miguel de Lillo, pero a consecuencia del derrumbe parcial de esta última, la primera pasó a ser también centro religioso.

Ésta es la historia de dos joyas del arte prerrománico en Asturias, ambas situadas en el conocido Monte del Naranco ovetense y de visita obligada si se acude a la capital. Y la historia, la cuento porque tiene justificación: el arte prerrománico asturiano estuvo muy ligado a la monarquía, hasta el punto de conocerse como el ‘arte de la monarquía asturiana’.

Además, la zona es ideal para recrearse con estos monumentos y después de la visita, poder descansar plácidamente en el verde del monte, pues tiene un área recreativa muy cómoda y de gran extensión; así como unas vistas maravillosas de la ciudad.

Santullano

Por otro lado, situada a un kilómetro del centro de Oviedo, se encuentra San Julián de los Prados, otra iglesia de estilo prerrománico, que completa la estampa de la capital. No obstante, este estilo arquitectónico se repite en otras zonas del territorio asturiano. La iglesia de Santa Cristina de Lena, en el sur de la provincia, y San Salvador de Valdediós, a 40 kilómetros de Oviedo, completan el recorrido.

Un dato: Todas ellas fueron declaradas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. Este capítulo de arte arquitectónico, cultura e historia es un alto valor añadido que ofrece la ciudad de Oviedo. Imprescindible.

Te puede interesar

Escribe un comentario