0

Casa Camilo de Blas, donde comprar los típicos carbayones

Publicado por el .

Carbayones

Carbayones

Visitar otras ciudades a veces parece que nos despertara nuestro lado más goloso y acabamos buscando las confiterías tradicionales donde poder comprar los dulces típicos de la tierra.

En Oviedo ese lugar es Casa Camilo de Blas, una confitería ubicada en el número siete de la calle Jovellanos. Inaugurada en 1914, es el sitio donde ir a comprar los típicos carbayones, las bizcotelas o las nuglass que representan la parte más dulce de la rica gastronomía ovetense.

Es una confitería y obrador con solera ya que los actuales propietarios constituyen la cuarta generación de la misma familia fundadora. De aquí surgió el dulce ovetense por excelencia: los carbayones.

Dicen que José de Blas encargó al maestro de obrador José Gutiérrez un pastel especial que representara a Oviedo en la I Feria Internacional de Muestras de Gijón en 1924. Los carbayones, como así se llamó al dulce, son unos exquisitos pasteles de almendra y yema con una base de hojaldre y bañados en azúcar.

Otro dulce emblema de la tienda son las bizcotelas, bizcochos de espuma relleno de yema que pueden ir con un baño de azúcar más clara de huevo, cuyo aspecto final es blanco, y otras van bañadas con fondant, por lo que tienen un color de oscuro chocolate.

Otra delicia típica de esta confitería son las nuglass, nueces confitadas y glaseadas según una receta tradicional. Es un producto hecho con turrón, nueces y yemas, creadas en los años 50 por Camilo de Blas, hijo de José, el fundador de la casa de Oviedo. Esta delicia constituye uno de los postres obligados en Navidad, aunque se consume todo el año.

Nada mejor que acabar en esta confitería tras una buena comida en algún bar y acabar la tarde con un dulce sabor de boca. Además, los dulces son uno de los mejores regalos que podemos llevar a familiares y amigos después de un viaje.

Te puede interesar

Escribe un comentario